Querida celulitis…

May 28, 2020

La celulitis esas células grasas conocidas como adipocitos que tan poca gracia nos hacen, son principalmente fruto del estilo de vida actual y sobretodo de una alimentación excesiva de azúcares y otros condimentos innecesarios que se encuentran en la mayoría de los productos alimenticios que consumimos y compramos a diario.

Hoy en día, luchar contra la celulitis es una batalla casi imposible, para erradicarla sería necesario cambiar casi totalmente nuestros hábitos cotidianos. Porque, aunque no lo creas, este mal habita en el 98% de las mujeres adultas y, lo más sorprendente de todo, es que cuatro de cada diez mujeres no aparecen en bikini en público por baja autoestima debido a este problema.

La buena noticia es que cada vez somos más las mujeres que defendemos la belleza real y auténtica y pedimos que dejen de engañarnos con imágenes imposibles de conseguir. Movimientos como #Cellulitesaturday o #Loveyourlines han dado la vuelta al mundo en Instagram mostrando imágenes de mujeres reales, con sus piernas sin retoques, demostrando que la celulitis no es un problema derivado de la obesidad. La celulitis está en todo tipo de mujeres, incluso en aquellas que llevan una vida sana y hacen ejercicio regularmente.

A continuación os dejo algunos consejos para cuidar vuestra celulitis, porque te voy a contar un secreto, cuanto más mires tus piernas, cuanto más las toques y las cuides, más bonitas te parecerán. No las niegues, no te niegues. Disfruta de tu cuerpo. Te lo mereces.

  1. Dúchate con agua fría, si no lo aguantas, empieza con agua templada o caliente y termina con agua muy fría sobre tus piernas. Esto activa la circulación de la sangre y ayuda a tonificar la piel.
  2. Antes de la ducha, utiliza un cepillo para cepillar toda tu piel. La exfoliación en seco es un remedio maravilloso que te ayudará a eliminar toxinas y revitalizar todo tu sistema endocrino y circulatorio. Puedes hacerlo cada día, sobretodo ahora en primavera que es la mejor época para desintoxicar el cuerpo.
  3. Añade drenantes naturales a tu dieta como las coles, la cebolla o el apio, Los zumos de apio por la mañana son altamente recomendables.
  4. Sal a hacer ejercicio aeróbico siempre que puedas, tus piernas necesitan movimiento; bicicleta, running o caminar por una hora a marcha rápida son algunos de los ejercicios que puedes realizar a diario y en cualquier lugar.
  5. Siempre que te sea posible, acude a recibir masajes. Un masaje profesional a la semana hace milagros en nuestras piernas.
  6. Y por último, si notas las piernas cargadas al llegar a casa, utiliza algún gel descongestionante para piernas y ponlas en alto un buen rato. Hay una postura de yoga que a mi me gusta especialmente para relajar las piernas, te dejo el enlace aquí. Disfrútalo.