Estoy en el camino…

Jul 2, 2020

Uno de mis planes favoritos que hago siempre que tengo ocasión es salir a caminar. Caminar con o sin rumbo, elegir un camino o salir a la deriva, tomar un rumbo ya conocido o explorar lugares nuevos, salir premeditadamente a perderme o salir para tratar de encontrarme. Y en uno de los últimos paseos, pensaba en esto que hoy comparto con vosotros.

Las metas no son lugares a los que llegar, son tan solo indicadores para que nos movamos en esa dirección. A veces tenemos un sueño al que no damos salida porque nos parece inalcanzable. Sin embargo, el hecho de atrevernos a perseguirlo nos abre las puertas necesarias para encontrar sueños aún mejores por el camino.

No dejes nunca de preguntarte qué es aquello que realmente deseas para ti. Las metas, los sueños, no son un fin, porque detrás  de ellos siempre habrá nuevas metas, nuevos retos, nuevos sueños.

El verdadero sueño se cumple en el camino. El camino es el auténtico regalo.

Arranca en la dirección de tus sueños y deja que el camino te muestre lo que realmente necesitas encontrarte. No le des importancia al destino final porque curiosamente, éste puede cambiar de rumbo. Pero si no arrancas en esa dirección, por miedo, por creer que no lo conseguirás, por desconfianza… entonces conocerás la vida a través de la ventana y la seguridad de tu casa.

Nos da miedo el destino. A veces pensamos que nos ponemos metas muy altas y el auto sabotaje se encarga del resto. No enfoques en la meta, hazlo sólo en el punto de partida y llegarás. Siempre llegarás allá donde realmente tenías que ir.