Solsticio de invierno: cuidados especiales para la piel

20/12/2018

Solsticio de invierno: cuidados especiales para la piel

El solsticio de invierno es la noche más larga del año, y cada día a partir de hoy, la luz va ganando espacio, lentamente. Podemos pensar que el invierno es un momento de oscuridad, pero en realidad es el regreso lento y constante hacia la luz y, de nuevo, a los días más largos. Yo lo comparo con el día y la noche, el atardecer es el momento de bajar el ritmo y entrar en modo de descanso y durante las horas en que estamos durmiendo, el día se va abriendo camino poco a poco hasta el amanecer.

Hasta ahora, a mediados de Diciembre, estamos en lo más profundo del corazón de la época más oscura del año. La abundancia de la noche es una invitación a descansar, frenar, reparar, dormir y soñar. Necesitamos crear espacio en nuestras vidas para la quietud, para quedarnos en barbecho, tal y como lo hacen otras especies de la naturaleza. Las plantas, centrando su energía en las raíces, los animales encontrando un lugar seguro para descansar y resguardarse.

El invierno es un momento para que nosotros hagamos lo mismo, vamos, lo contrario de lo que nos pide nuestro mundo moderno, mientras que éste nos pide que nos apresuremos con las presiones de la temporada navideña, el invierno nos pide que descansemos y nos nutramos, que atendamos a nuestro sistema nervioso y a nuestro centro.

Solsticio de invierno Eva Villar Beauty

También la piel en invierno pide un cuidado similar. Simplicidad, descanso, nutrición profunda. Las temperaturas más frías y el calor artificial pueden hacer que nuestra piel se deshidrate, dejándonos sensibles y agotados. El estrés y las indulgencias excesivas de estas fiestas pueden crear sensibilidad e inflamación. A medida que avanza el invierno, la falta de actividad en el exterior puede dejar la piel opaca y desvitalizada. Con esto no pretendo preocuparos, sólo que encontréis respuestas cuando descubrís estos síntomas y sepáis a qué se deben. Pero tranquilas, que también os voy a dejar algunos consejos para ayudar a vuestra piel con el apoyo que necesita por vuestra parte en esta poderosa temporada para que llegue a la primavera rebosante de alimento.

Así que, ahí van:

  • Dormir, dormir y dormir.
  • Mantener muy bien ventilado nuestro cuarto, especialmente en esta época del año en que tenemos todo cerrado y mucha calefacción.
  • Aceite de Argán: es rico en ácidos grasos esenciales, tiene un hermoso equilibrio de omegas, pero es especialmente abundante en ácido oleico (Omega 9), un lípido clave que a menudo es deficiente en la piel seca. Proveniente de los desiertos de Marruecos, el argán se siente como en casa en los climas más duros y secos. Su composición de nutrientes es ideal para las pieles irritadas que se sienten secas. Además, contiene una gran cantidad de vitamina E (un antioxidante protector), ecualeno (presente en algunas especies vegetales, un excelente suavizante para la piel) y fitoesteroles (apoyan la barrera defensora de las primeras capas de la epidermis). 
  • Vitamina C: Es un excelente antioxidante que funciona de maravilla en las pieles más finas, opacas y con tendencia a perder el tono en estos meses.
  • Aceite esencial de Lavanda: este ingrediente en los productos cosméticos es el aliado perfecto para las pieles estresadas, irritadas y profundamente deshidratadas. Es ideal para cualquier persona que pueda sentir que su sistema nervioso está un poco desgastado. Es calmante y muy depurativo y aporta sensación de paz y tranquilidad. 
  • Aceite esencial de Mirra: Suaviza, calma y protege. Es un hidratante maravilloso, y también suaviza la apariencia de líneas finas y arrugas mezclando unas gotitas en tu crema hidratante habitual. Además, este aceite se utiliza como protector natural frente a las malas energías y es especialmente potente en los meses de invierno. Una gotita en la cara interna de las muñecas y será suficiente para manteneros a salvo y proteger vuestra barrera energética. No en vano fue uno de los regalos que Los Tres Reyes Magos llevaron al niño Jesús al nacer. Y, por si fuera poco, este aceite nuestro tiene un aroma tan espectacular que muchas (me incluyo) lo utilizamos como único perfume en invierno. 

¿Vais a seguir alguno de estos rituales?

Entradas relacionadas