Septiembre

01/09/2015

Septiembre
Qué bien sienta volver a casa y darme cuenta de que he tenido el tiempo para permitirme poner distancia entre mi vida cotidiana y yo, y observar al volver que todo sigue. Todo empieza. Nada cambia. Sólo yo, que soy mucho más feliz.
Tengo mucho que contar de estas vacaciones con destino Portugal, como dije en mi último post, las pretensiones estaban muy basadas en mi filosofía de vida; descanso, familia, planes sencillos, amigos... y así ha sido, ni más ni menos. 
Me ha dado tiempo a hacer todas esas cosas que me gustan, huecos para todos mis hobbies, incluso para no hacer nada. He salido a correr por el campo, he disfrutado de playas salvajes casi vacías, hemos comido delicioso, he leído, he escrito y me ha dado tiempo a deleitarme con rituales de belleza para los que normalmente no tengo demasiado tiempo. 
Y durante estos días tranquilos, he pensado mucho en dos cosas que para mí son muy importantes; en lo unido que está el tiempo a la belleza y la belleza a las cosas sencillas.
Y es que cuando tienes tiempo de observar algo, de preparar algo con cariño, de mirar sin prisa, eres capaz de descubrir un montón de cosas bonitas donde pensabas que no había tanto que ver, detalles que de otro modo, si no ponemos atención, a menudo nos perdemos.
A mi me apasiona este mundo de la belleza y siempre encuentro inspiración en las cosas más sencillas. He vuelto llena de energía, con nuevas ideas y futuros proyectos a la vista, pero sobre todo, he vuelto convencida de esta filosofía que siempre comparto. Todo lo que es bello, lleva su tiempo en formarse. Una flor a punto de brotar, una vieja encina, un atardecer en silencio, un color de pelo que ha envejecido con el sol del verano, un producto especial... a menudo, las cosas bonitas son también las más sencillas.
Y es que acostumbrados como estamos al ritmo imparable de la ciudad, se nos olvida lo importante que es estar presentes, tomar conciencia.
Si un día no tienes el tiempo de decidir algo importante, espera al día siguiente, no lo hagas de forma automática.
Si no estás seguro de si algo es bueno para ti, de si es eso lo que estás buscando, entonces elige lo más sencillo. 
playaflorescasa1
 hamaca
Sé que a veces es difícil recordar todas estas cosas, pero yo, ahora que he regresado a casa me apetece intentar no perder esa esencia, y recordar en cada trabajo, en cada momento, en cada persona que llega a mi espacio, en cada producto que pruebo y recomiendo, que el tiempo forma parte del proceso, y que en las cosas más sencillas se encuentra la belleza verdadera. Al menos, así es para mi. Y por eso me gusta tanto Septiembre, porque es un momento perfecto para retomar el ritmo de lo que dejamos atrás en Julio, pero con la sabiduría que nos deja el paréntesis de Agosto.
Es como volver a tener una nueva oportunidad para hacer las cosas un poquito mejor. 
BIENVENIDO SEPTIEMBRE

 

2 Comentarios

Eva Villar · 04/09/2015 10:52:45

Gracias!!!!!

Olguita · 04/09/2015 08:06:25

Que bonito escribes! y vaya fotos tan preciosas. ¡Feliz vuelta! <3