Rósacea, entenderla y cuidarla

28/11/2017

Rósacea, entenderla y cuidarla

Hoy os quiero enseñar a comprender este problema cutáneo desde el punto de vista ayurvédico.

En esta ocasión nos vamos a centrar en un problema cutáneo que afecta a muchas personas y que si lo analizamos, podréis ver rápidamente cuál es el problema principal de las pieles con rosácea; se trata de un exceso de fuego, exceso de Pitta.

La piel con rosácea es caliente, muy roja, que no soporta productos agresivos y que se irrita con mucha facilidad. No le sientan bien los cambios de temperatura, el contacto directo con el sol, el frío excesivo, el viento o los roces bruscos.

Si eres capaz de visualizar tu piel con rosácea como una pequeña llama siempre a punto de arder con mayor intensidad, te darás cuenta de cómo puedes ayudarla a calmarse con las mismas premisas con las que calmarías un pequeño volcán en erupción.

  • Utiliza productos suaves, calmantes y naturales para limpiar tu piel a diario.
  • Protege siempre tu rostro antes de enfrentarte al clima exterior, (sol, viento, frío excesivo...)
  • Aplica los productos cosméticos con mucho cuidado, nunca frotes tu piel, hazlo con pequeños toques y muy despacio.
  • No exfolies ni utilices químicos agresivos a no ser que lo hagas con un profesional cualificado que entienda tu piel y pueda tratarla. 
  • Mantén la temperatura de tu piel siempre fresca con la ayuda de aguas termales, aguas de flores, etc. Puedes utilizar las aguas para refrescar la almohada antes de acostarte, de este modo crearás un micro-clima que ayudará a que tu piel descanse y se desinflame mientras duermes.
  • Elige productos calmantes para tu cuidado diario, cremas hidratantes específicas para rosácea que te ayuden a controlar los brotes, como la Beauty Cream de María D'uol.
  • Utiliza maquillajes naturales y libres de químicos.
  • Evita productos que contengan alcohol.
  • Cuida mucho tu alimentación; evita comidas calientes, muy picantes o demasiado grasas, esto perjudica la rosácea y puede alterar el equilibrio de tu piel.

En definitiva, la rosácea es una piel con exceso de fuego en ella y para que no te pierdas, recuerda siempre que el truco está en mantener la llama apagada, húmeda, cubierta. Esta imagen te ayudará a comprender mejor este tipo de piel tan delicada y a tratarla en consecuencia. Es un problema crónico que no tiene solución definitiva, normalmente está en tu sistema y es algo con lo que hay que aprender a vivir, por eso es tan importante comprenderla y cuidarla lo mejor posible para que los síntomas sean lo menos visibles.

En cuanto a profesionales especializados, a mi me encanta Nuria Torrijano porque trata la piel desde una visión holística, algo que muy pocos profesionales de la estética saben hacer. Es maravillosa y una gran profesional y he visto en directo casos de Rosácea que prácticamente han desaparecido con ella. 

Entradas relacionadas