Queridas arrugas mías...

15/03/2018

Queridas arrugas mías...

Este post está totalmente dedicado a vosotras, que lleváis conmigo tantos años. Durante la primera etapa, reconozco que no fui muy amable con vosotras, no me hacía gracia veros ahí, apareciendo cada vez con más ahínco justo cuando más me reía. Durante años os mantuve más o menos a raya con algunos tratamientos, aunque nunca me sentí demasiado cómoda si desaparecíais del todo, me hacía sentir demasiado falsa, como sin gesto, la última vez que me pasó esto, decidí que nunca más os haría desaparecer.

Desde entonces os cuido de otro modo, os nutro a diario, os regalo masajes para que no os falte elasticidad, brillo, jugo. Me ocupo de vosotras con la seguridad de saber que estáis ahí para quedaros, porque simplemente es así.

Las arrugas son para mi una parte bonita del envejecimiento cutáneo, aunque se empeñen en decir lo contrario desde la mayoría de las marcas cosméticas, antiarrugas, antiarrugas, antiarrugas… No me gusta que se llamen así las cremas que cuidan de algo tan íntimo, tan importante, tan personal, tan único y tan genuino como mis arrugas. Las mías son distintas a las de cualquier otra mujer, son mis huellas digitales del rostro, las que se emocionan conmigo, las que ríen y las que lloran, las que se enfadan, las que se sorprenden. ¿Qué sentido tiene seguir luchando contra algo que inevitablemente va a ir a más? Lo feo de una piel arrugada no es la arruga, ¡es el lustre, señoras! Porque una piel luminosa, bien tratada, con los productos adecuados, las rutinas bien establecidas, las horas necesarias de descanso y de sol y las dosis suficientes de paz y alegría, eso, señoras, es precioso siempre. ¡Y punto! Y es que no hay nada más triste que ver un gesto borrado por completo, una cara sin alma, sin pliegues... 

Dejemos de comportarnos como crías lloronas y levantemos la frente al mundo, enseñemos nuestras arrugas y presumamos de ellas para que las marcas cosméticas dejen de engañarnos con ¡cremas anti- nada! Además quiero ver a mujeres arrugadas vendiéndonos cremas para nuestras arrugas. ¿Qué es esto de poner una mujer con 50 horas de Photoshop en las publicidades? ¿Por qué nunca sale nadie de verdad? ¿Es que aún tenemos que pasar por alto semejantes mamarrachadas?

Mirad, las que consumimos esas cremas anti arrugas somos mujeres que tenemos arrugas, ¿si no porqué las íbamos a comprar? Y decidme, ¿alguna de vosotras ha visto desaparecer las arrugas con una crema? Si eso es así, por favor que lo comparta con el resto de nosotras. Las cremas anti arrugas son al fin y al cabo tratamientos que ayudan a mantener las arrugas en mejor estado, ayudan a controlar la elasticidad de la piel en esas zonas, son tratamientos que nutren y reparan y ralentizan la aparición de líneas más marcadas, y así deberían ser transmitidos, y no como  “cremas milagro” que lo único que consiguen es que deseemos hacer desaparecer nuestras arrugas para siempre y que nos pasemos el día frustradas por no conseguirlo. 

Desde aquí pido a las marcas un poco de ayuda y de consciencia a la hora de elegir quien nos representa para según qué productos, porque la niña de 20 años que sale en la portada de la revista de turno, os aseguro que no es la que paga la crema. 

Desde aquí reivindico el uso y disfrute de las arrugas como arma legítima en la piel de cualquier mujer a partir de una edad y sí, la arruga delata una edad, pero también delata un estatus, una sabiduría, un conocimiento y una presencia dignas de ser respetadas, valoradas e incluso deseadas.

¡Vivan las arrugas bonitas y bien cuidadas!

Entradas relacionadas

6 Comentarios

Ainara · 04/04/2018 23:58:35

Bravo Eva!! Por fin un poco de coherencia, respeto y amabilidad para con nosotras mismas...ultimamente he tenido que visitar a dos dermatologas por diferentes circustancias y ambas obsesionadas con inyectarme botox en entrecejo y frente cuando a mi no me molestan mis queridas arrugas...como muy bien dices, a mis 41 años lo que mas me importa es tener una piel que se vea cuidada y bella, con sus arrugas correspondientes jajaja. Me ha encantado el post. Un abrazo fuerte desde Bilbao

Eva Villar · 21/03/2018 06:50:44

Querida @Raquel, ¡estoy totalmente de acuerdo contigo! las arrugas se pueden llevar con bastante dignidad, sin embargo la flacidez en el rostro nos cuesta muchísimo más. A mi también me pasa eso. Aún así, lo más importante es sentirnos bien con nosotras mismas, sea del modo que sea, buscando soluciones que nos permitan expresar quienes somos y ayudándonos de las técnicas y avances de la cosmética y la medicina estética sin perder nuestra esencia. Para mi, ahí está el equilibrio. Gracias por tu comentario.

Eva Villar · 21/03/2018 06:46:31

@Anna, me alegro que te haya llegado mi reflexión y bienvenida a mi universo ^_^ Estaré encantada de contar contigo por aquí.

Eva Villar · 21/03/2018 06:46:06

@Anna, me alegro que te haya llegado mi reflexión y bienvenida a mi universo ^_^ Estaré encantada de contar contigo por aquí.

anna · 16/03/2018 08:10:54

Me ha encantado, y pienso súper necesaria reflexión, espero una segunda parte con tu opinión sobre las canas. Muchas gracias por facilitarnos tanta información interesante, te descubrí hace unos días y desde entonces, fiel seguidora. Un saludo*

Raquel · 15/03/2018 10:14:42

Totalmente de acuerdo contigo. Una cara bien cuidada con luz y con sus arrugas, es mucho más bonita que una “sintética”. Lo malo es la flacidez .... Con este tema sí que no puedo, aunque no quede más remedio ....Bss