QUERIDA CELULITIS...

30/04/2019

QUERIDA CELULITIS...

No he sido la primera ni seré la última en referirme a la celulitis como esa parte de nuestro cuerpo que siempre escondemos. Tabú, como si no existiera.

La celulitis resulta molesta, fea, desagradable, ridícula, grotesca... Las personas con celulitis nos parecen personas que no se cuidan, que no hacen deporte y que no se alimentan adecuadamente. La celulitis sólo está en los cuerpos de los demás, no en el nuestro, no seremos nosotras quienes lo confesemos.

Qué absurdo este mundo en el que vivimos y qué fácil lo tienen para engañarnos a través de la publicidad que muestra siempre esas imágenes de piernas perfectas a base de horas de photoshop. La celulitis es un mal, sí. Fruto del estilo de vida y sobretodo de una alimentación excesiva de azúcares y otros condimentos innecesarios que se encuentran absolutamente en todo lo que consumimos y compramos a diario. Hoy en día, luchar contra la celulitis es una batalla casi imposible, para eliminarla tendríamos que prohibir casi toda la alimentación disponible. Porque, aunque no lo creas, este mal habita en el 98% de las mujeres adultas y, lo más sorprendente de todo, es que cuatro de cada diez mujeres no aparecen en bikini en público por baja autoestima.

La buena noticia es que cada vez somos más las mujeres que defendemos la belleza real y auténtica y pedimos que dejen de engañarnos con imágenes imposibles de conseguir. Movimientos como #Cellulitesaturday o #Loveyourlines han dado la vuelta al mundo en Instagram mostrando imágenes de mujeres reales, con sus piernas sin retoques, demostrando que la celulitis no es un problema derivado de la obesidad. La celulitis está en todo tipo de mujeres, incluso de aquellas que llevan una vida sana y hacen ejercicio regularmente. Tratar de esconder algo tan evidente resulta absurdo y lamentable, en mi opinión.

El otro día, viendo con mis hijas el documental Embrace de Netflix, me decían que porqué salían en esa película mujeres tan gordas y feas en ropa interior. Me dijo Olivia que a ella le daría vergüenza salir así delante de la gente si estuviera tan gorda. Le conté que esas mujeres habían sido muy valientes haciendo ese gesto y les dije a mis dos hijas que lo realmente vergonzoso es salir en fotos continuamente retocada, escondiendo bajo filtros una realidad de la que se avergüenzan muchas mujeres y que nada tiene que ver con su imagen real.

El hecho de tener celulitis no nos convierte en peores personas, tampoco debería ser algo de lo que avergonzarnos. Todas tenemos una historia detrás de la nuestra. La mía es sencilla; menopausia con 40 años, más de 25 años trabajando de pie, mala circulación, dos embarazos muy seguidos, etc. A pesar de cuidar mi alimentación, de elegir la mejor cosmética a mi alcance y de hacer deporte de manera continuada, mi celulitis no desaparece, ni creo que lo haga nunca. Pero tampoco lo pretendo, yo no me cuido buscando un fin concreto, me cuido por el placer de hacerlo y porque es mi obligación a cambio de tener un cuerpo sano que me sostiene cada día. Y aunque no tengo el valor que han tenido algunas mujeres de presentarme al mundo en ropa interior, lo que tampoco voy a hacer jamás es dejar de ir a la playa con mis hijas, mis amigos o mi familia sin importarme  quien se moleste por ello. No quiero dejar de comprarme bañadores y bikinis bonitos que me hagan sentirme bien y sobre todas las cosas, quiero salir al mundo con la cabeza bien alta y enseñando a mis hijas a amar su cuerpo como yo amo al mío, no por ser perfecto, sino por ser maravillosamente humano.

A continuación os dejo algunos de mis productos preferidos para CUIDAR mi celulitis, para sentir que estoy prestando atención y amor a esa parte de mi cuerpo. Porque te voy a contar un secreto, cuanto más mires tus piernas, cuanto más las toques y las cuides, más bonitas te parecerán. No las niegues, no te niegues. Disfruta de tu cuerpo. Te lo mereces.

Entradas relacionadas