Mis propósitos para 2019

03/01/2019

Mis propósitos para 2019

Si hay algo que me gusta de comenzar un nuevo año, es esa sensación de recibir una nueva oportunidad. Es como abrir un regalo, lo desenvuelves con cuidado y te encuentras con todo un año nuevecito sólo para ti. Es emocionante y me dan siempre ganas de dar muchas, muchas gracias a quien sea que lo hace posible. Por eso, lo de hacer listas con mis nuevos propósitos se me antoja divertido y lo hago con ojos de niña, es decir, sin la presión de pensar que lo tengo que cumplir… O como dirían los americanos: "Just for the fun of it!"

Además, el hacer esto cada año desde un destino diferente es ya la pera. Porque la distancia es una gran compañera de viaje que me ayuda a relativizar y a poner cada cosa en su lugar, así que ahí vamos. Estas son las cosas que me planteo para el 2019. Como dice mi querida Kattia Zanetti, por dónde empezar… Pues por el principio.

Las dos cosas más importantes para mí son:

  • Mi familia: es el bien más preciado que tengo, eso está claro. Me gusta pensar que puedo dibujar momentos únicos e irrepetibles con ellos para este 2019. De hecho, ya he comenzado con algún que otro plan que me hace muy feliz y que os contaré más adelante.
  • Mi tiempo: organizar bien mi tiempo es una de las tareas más importantes a lo largo del año. El tiempo es un regalo maravilloso porque tendemos a pensar que es infinito, que vamos a estar aquí mucho tiempo y la verdad es que me parece una manera muy inconsciente de vivir. El tiempo es limitado y por eso hay que aprovecharlo al máximo. Todas las horas del día cuentan y el saber y aprender a aprovecharlas es una manera de ser agradecida con el tiempo del que dispongo, que ojalá sea muchísimo, pero como no lo sé, procuro mantener esta máxima a la que le soy bastante fiel y que me ayuda a sentir que lo estoy haciendo al menos todo lo bien que puedo.

Además, me propongo:

  • Amar lo que hago y hacer lo que amo. En mi trabajo y en mi tiempo libre, sobre todo. Así me aseguro de tomar las decisiones correctas.
  • Disfrutar del camino sin pensar en el objetivo final. El camino es siempre lo mejor.
  • Hacer aquello en lo que pienso y pensar en lo que hago. Este ejercicio lo hacemos a menudo con mis hijas por la noche. Pensar en lo que hemos hecho ese día que acaba de terminar, qué ha sido lo mejor, y lo peor, y qué haríamos para mejorarlo.
  • Sentir, siempre. Sea bueno o malo, los sentimientos son mi brújula, mis emociones me dicen cómo recibo el mundo y cómo me enfrento a mi realidad y me conectan con mi interior.
  • Alimentarme bien. Tanto física, como mental, emocional, psicológica y espiritualmente. Soy aquello de lo que me alimento.
  • Dar rienda suelta a algunos de los súper poderes más poderosos que conozco: la generosidad, el sentido del humor, la tolerancia, la imaginación o la curiosidad.

¿Cuáles tus vuestros propósitos para este año, te apetece compartirlos conmigo?

De momento comencemos con un ¡GRACIAS POR ESTAR AQUÍ!

¡ALLÁ VAMOS, 2019!

Entradas relacionadas