Mindfull Beauty

04/10/2017

Mindfull Beauty

El pasado invierno estuve inmersa en un curso de Mindfullness que me enseñó muchas cosas y una de ellas es darme cuenta de lo sencillo que es realmente conectar un rato contigo mismo si pones atención en tus tareas cotidianas. Una forma sencilla de meditar por ejemplo sería realizar las rutinas de belleza de forma más consciente, poniendo toda nuestra atención en lo que estamos haciendo, en cómo lo hacemos y lo más importante; ¿porqué?

Sé que si has llegado hasta aquí es que más o menos eres consciente de los productos que utilizas en tus rutinas de belleza, por lo que eso ya es un paso adelante, aunque podemos mejorar mucho si a diario ponemos atención en lo que le estamos regalando a nuestra piel, qué es lo que necesita en ese momento y cómo se siente después de recibir unos minutos de nuestros cuidados.

La idea sería realizar por ejemplo unos minutos conscientes durante nuestra limpieza de rostro, la exfoliación y la aplicación de los aceites o cremas hidratantes que estemos utilizando.

Haz la prueba, aprende en nuestras fichas de producto cómo realizar cada paso de los productos que estés utilizando y apunta todos mis tips y consejos. De esta forma te será mucho más sencillo utilizar estos productos y además habrás desconectado la mente durante un rato. Tu piel, tu cabeza y tu energía te lo agradecerán.

Entradas relacionadas