Meditación escrita

24/04/2018

Meditación escrita

Hace años que realizo este tipo de meditación, no sé si realmente se trata de meditar pero a mi me funciona, y mucho. Por eso he decidido compartirla con vosotras y contaros de qué va.

Cuando tengo la cabeza muy llenita de cosas, ideas, confusión… me es imposible concentrarme. Entonces, me levanto muy temprano y agarro papel y boli, empiezo a escribir sin ton ni son, dejando que salga toda la niebla que ocupa mi mente. A veces termino con un montón de folios sin sentido que empiezan por algo trivial y acaban sacando cosas que ni sabía que estaban ahí.

Y me quedo como nueva, con la mente despejada y lista para llenarla de nuevo pero limpia, fresca y llena de luz. Así sí. 

Aprendí este ejercicio a través del libro de Julia Cameron, The Artist Way. Un camino de autoconocimiento que os he recomendado en diversas ocasiones y que supone un antes y un después en mi vida.

Y es que el disco duro que tenemos por mente, también necesita una limpieza de vez en cuando. La mejor hora, por la mañana, recién levantadas, sin tiempo para recapacitar. 

¿Lo habéis probado, me lo contáis? 

Entradas relacionadas