Las edades de la belleza II.

12/04/2018

Las edades de la belleza II.

Seguimos con esta serie de post relacionados con la belleza desde los diferentes ángulos. Por un lado está el cómo nos vemos a nosotras mismas y por otro, cómo nos ven los demás.

Entramos en la comunidad de las veinteañeras, ¿os venís a descubrir mi reflexión?

Cuando llegamos a los veinte, ya hemos alcanzado la plenitud física y los cambios se producen mucho más despacio (al menos por un tiempo). Esto nos aporta mayor seguridad, y también nuestras hormonas han aprendido poco a poco a controlarse y a aparecer sólo unos días al mes. Uff, ¡qué descanso!

En esta etapa no todo es oro tampoco, lo normal es que nuestro cuerpo físico esté en su mejor momento, mental y psicológicamente también estamos a tope, sin embargo emocionalmente aún somos muy inmaduras. Seguimos llenas de complejos, no nos aceptamos completamente y buscamos la aprobación del exterior, sobretodo de nuestros amigos, parejas e influencers que ocupan la mayor parte de nuestra atención y nuestro tiempo.

En realidad es una de las etapas más difíciles porque pensamos que ya somos maduros e independientes y a la vez no estamos tan protegidos por nuestros padres, esto puede ser peligroso porque los hábitos adquiridos a esta edad dependen en gran medida de nuestro entorno. Insistir en hábitos saludables, una alimentación sana, deporte regular y mucho contacto con la naturaleza serán la clave para atravesar esta etapa de la mejor forma.

En cuanto a consejos Beauty, vamos a ello.

  1. Tu piel es tu responsabilidad, así como la trates, así te responderá. Limpieza, nutrición e hidratación a diario, productos adecuados para tu tipo de piel y una visita al mes a tu centro estético de confianza.

  2. Nunca, nunca, nunca jamás te acuestes con el maquillaje en la cara. 

  3. No fumes, no abuses del alcohol y si lo haces, toma dos vasos de agua antes de acostarte para mantener los niveles de hidratación en su sitio.

  4. Procura conectar con tu belleza natural, la que está siempre contigo, la que te pertenece sólo a ti. Te dejo un post para que, cuando te sientas insegura, lo leas, despacito. 

  5. Aprovecha esta etapa para jugar con tu imagen, atrévete a cambiar, prueba cosas diferentes, juega mucho con el maquillaje, exprésate a través de ropa y complementos que te ayuden a reinventarte cada día. Así es como terminas conociéndote perfectamente.

¡Nos vemos a los 30! 

Entradas relacionadas