Las edades de la belleza I.

10/04/2018

Las edades de la belleza I.

Esta es una reflexión sobre uno de los aspectos de mi trabajo. Es lo que tiene trabajar durante años detrás de un sillón observando cómo se ven las mujeres a sí mismas en las diferentes etapas de la vida. Conversaciones de aquí y allá que me aportan mucha riqueza y de las que aprendo muchísimo. Quería compartirlo con vosotros. Empezamos con una de las edades más vulnerables.

La adolescencia

A menudo me encuentro con niñas en esta etapa que vienen a verme a mi espacio, habitualmente con sus madres y es curioso ver cómo se ven a sí mismas y cómo las vemos los demás. Las demandas de las madres suelen ser estas:

  • Mi hija no sabe lavarse bien el pelo, ¿porqué no le dices lo bonito que es su pelo y cómo se lo va a estropear si no lo cuida mejor?

  • ¿Podrías enseñarle a mi hija a limpiar su cara bien? A menudo veo que se acuesta con todo el maquillaje puesto, ¡es horrible! Así estropeará ese cutis que tiene.

  • Mi hija lleva el pelo fatal, se ha empeñado en llevarlo larguísimo y no me canso de decirle que a ella no le favorece, es que junto a sus amigas parecen clones, ¡van todas iguales!

Bueno mamás, esta es mi aportación para que tratéis de poneros un poco en el lugar de vuestras hijas.

  1. Una niña a esta edad está atravesando una de las etapas más complicadas de su vida; en realidad ha dejado de ser una niña, su cuerpo ha cambiado drásticamente en poco tiempo y ahora se encuentra aún expuesta a cambios constantes. Hormonalmente es un circo, sus altibajos son continuos y no sabe lo qué quiere. En su vida son todo exigencias, a nivel académico y en casa. Todo son emociones, sensaciones y situaciones nuevas para las que aún no está preparada. El amor, la desconfianza, la amistad profunda, inseguridad, complejos… todo dentro de un cóctel que se toma a diario. Nosotras ya hemos pasado por eso, lo seguimos sufriendo a diario, con la diferencia de que la experiencia nos ayuda a controlar mucho mejor estas situaciones. 

  2. Una medida de auto-protección a la que recurren muchas adolescentes es  refugiarse en su imagen, ¿y esto qué significa? Pues es sencillo si lo analizamos. Ellas buscan sentirse parte de un grupo, no destacar, no ser diferentes. Si la tendencia es llevar el pelo por la cintura, pues así lo quieren llevar, y no se plantean si les favorece o no, aún no están en eso, ni les importa. Lo único que quieren es poder centrarse en el resto de las áreas de su vida sin que su imagen suponga un problema. Normalmente no se gustan a sí mismas, (es normal cuando tienes una imagen que está en pleno cambio constante), y buscan identificarse con modelos externos de éxito, esto les aporta seguridad, es como cuando de pequeñas se disfrazaban de princesas o de súper heroínas y por un momento se convertían en ese personaje y el mundo de la fantasía se hacía realidad. En este caso es algo parecido, es el siguiente nivel. Lo que quiero decir con esto es que suele ser más fácil desviar la atención a lo exterior que a uno mismo. 

  3. Por otro lado, todo lo que tiene que ver con su seguridad emocional también está en proceso de cambio, ya no ven en su hogar un lugar de confianza, ni en sus juguetes, ni en su peluche, ni en su ropa de siempre, ni en sus amigas del coletodo está cambiando y no lo entienden. De repente ya no les apetece contarlo todo cuando llegan a casa, en su madre veían a su ídolo y ahora ven una persona con otros matices que antes pasaban desapercibidos, las mamás son imperfectas, tienen fallos, son pesadas, inquisidoras, no saben de todo, la verdad es que ahora creen que ¡no saben de nada! Sólo imaginaros el caos que esto supone para una niña cuando todo lo que hasta entonces era su mundo se desmorona a su alrededor.

Bueno mamás, no todo está perdido, lo bueno de esta etapa es que también pasa, pero es importante que aprendamos a caminar de su mano sin perder del todo la calma. Estos son algunos consejos para que al menos en la parte Beauty estéis un poco más alineadas.

  1. Limpieza, hidratación y nutrición para adolescentes: recordad que ellas no ven su piel como algo hermoso que van a perder con el tiempo. Ellas lo que ven son los defectos puntuales, como granitos, eczemas, sequedad o grasa… eso es lo que quieren corregir y donde tenemos nuestra oportunidad para que comiencen a tomarse en serio el cuidado de su piel. Lo malo a esta edad es la impaciencia, quieren resultados rápidos y en esto las tenemos que educar nosotras. Desde pequeñas deben aprender a cuidarse por el placer de hacerlo y no por conseguir resultados rápidos. Os dejo un link a cómo tratar las emociones a través de la cosmética que viene muy bien a esta edad.

  2. Cuidado del cabello para adolescentes: lavado, secado y desenredado son las claves, el resto lo traen de serie, tienen brillo, densidad, movimiento y longitud. Vamos, todo lo que nos falta a nosotras, las madres, pero esto ellas tampoco lo ven, lo que van a ver son los nudos, el mal olor o la grasa del cuero cabelludo y la falta de lustre o la maña para hacerse con su melena. Aquí es importante que se sientan cómodas con los productos que utilizan, que aprendan formas sencillas y rápidas de tratar su pelo y que respetemos el cómo lo quieran llevar. Si tenéis problemas con esto, ¡recodar nuestros años 80! (gracias Facebook por no existir). 

En definitiva, aunque todas hemos pasado por esto, es fácil (y muy sano para la salud) olvidarnos de nuestra propia experiencia, y también es muy fácil focalizar en todo lo que nuestras hijas tienen y no ven, como su piel perfecta, sus muslos sin celulitis, su cuerpecito de mujer… y aquí vuelvo al principio de mi reflexión. Una cosa es tener 15 años y otra cosa es recordarlos o verlos en otra persona. Os aseguro que para las adolescentes, esta edad no es nada fácil, no van por la vida orgullosas de todo lo que su físico les ofrece, ni siquiera lo ven. Es fácil para nosotras recurrir al… ¡Ay, si yo tuviera ese culo! pero la vida no funciona así, cuando tienes el culo no tienes la cabeza y viceversa.

Buena suerte a todas, mamás y adolescentes. Desde aquí mi aportación y ayuda en lo que pueda en forma de tutoriales, consejos y recomendaciones. Y seguiré con LAS EDADES DE LA BELLEZA EN OTROS POSTS. El próximo va para las veinteañeras. ¿Os apetece? 

Entradas relacionadas