La magia existe

24/01/2019

La magia existe

Este año mi hija Emma me ha preguntado si de verdad existía Papá Noel, todas sus amigas en el cole ya sabían la respuesta a esta pregunta. Ha sido un momento delicado porque yo tengo mis dudas también entre lo que existe y lo que no.

Muchos creemos en la existencia de Dios, sin embargo, no podemos verle, no existe en carne y hueso, pero creemos en él porque podemos experimentar la fe. Yo me considero muy afortunada por ello, y eso que mi familia no me ha educado así, pero ya veis, lo que son las cosas. Al final, después de pensar varios días en cómo explicarle este tema, decidí hacerlo así.

Le dije que sí, que Papá Noel existe, pero no del modo en el que ella lo había imaginado hasta ahora. Hace mucho tiempo sí existió un señor llamado Nicolás de Bari que se hizo famoso por repartir todos sus bienes entre los más necesitados. Fue obispo y a su muerte se convirtió en Santo, San Nicolás, y ahora nos queda lo mejor que pudo dejarnos, su espíritu generoso en esta época del año.

Su espíritu es lo que activa el sentido de la verdadera Navidad y por eso está presente allá donde miremos durante el mes de Diciembre. No es que el mundo de los adultos nos hayamos confabulado para engañar a todos los niños, es que  necesitamos la ilusión de los niños y el espíritu navideño de San Nicolás para crear toda la magia posible a nuestro alrededor, para alimentar la generosidad y acordarnos de nuestros seres queridos y de aquellos qué más nos necesitan en estas fechas.

Gracias a Santa, el mundo entero se transforma para que la noche del 25 sea siempre mágica y también nosotros los adultos, a nuestra manera, le pedimos cosas a él para que nos acompañe en nuestros sueños y deseos.

Así que es imposible decir que no existe porque sí existe, está por todas partes, en la tele, en las casas, en las tiendas, en los colegios, en las conversaciones y en nuestros sueños y gracias a él todos los niños reciben regalos debajo del árbol en su día.

Del mismo modo que un día existió Jesús o Santa Teresa o Gandhi y nos dejaron todas sus enseñanzas y para quienes no les conocimos, están presentes casi más que si estuvieran vivos porque de algún modo nos pertenece su legado y eso nos sirve de guía.

Así que el hecho de que no puedas ver algo o a alguien, no necesariamente significa que no existe, si aprendes a mirar con otros ojos, toda la magia del mundo estará siempre viva dentro de ti. Y no sé que sería de nosotros si no existieran todos estos seres maravillosos. No quiero imaginarme una Navidad sin pensar en Papá Noel o en Los Reyes Magos...

Puede que después de esto mi hija haya perdido parte de la ilusión, pero ha aprendido algo importante, que hay cosas que nunca mueren, aunque hayan existido hace mucho, mucho tiempo. Hay algo que supera la vida física y que se queda por siempre en los corazones de todos los que lo alimentamos.

Espero que algún día entienda el significado de este mensaje y veremos qué ocurre la próxima Navidad.

Entradas relacionadas