Juntas contra el cáncer de mama

18/10/2018

Juntas contra el cáncer de mama

Mañana 19 de octubre es el Día mundial contra el Cáncer de Mama, una enfermedad que por desgracia nos toca muy de cerca a todas. Aunque a veces nos parezca que no podemos hacer nada para ayudar, acompañar a mujeres que están pasando por este duro momento en su vida es vital para darle fuerzas en el proceso y demostrar que estamos ahí para lo que necesiten. El cáncer de mama es una lucha de todas a la que vamos a presentar batalla de la mano.

Cuanto nos cuesta hablar de las enfermedades, de la muerte, de los procesos tan delicados que nos toca pasar al lado de quienes sufren este tipo de enfermedades. Por desgracia, el cáncer de mama se ha convertido en algo muy común en nuestro día a día. ¿Quién no conoce a alguien que está pasando o ha pasado por este proceso en algún momento? Yo he perdido a más de una buena amiga por este tema y me ha tocado acompañar en procesos de quimioterapia.

Hay personas que prefieren no hablar de ello y otras que se sienten más cómodas cuando lo tratamos con normalidad, pero nunca sabemos qué es lo mejor, ni cómo debemos actuar. Sin embargo, hay ciertas cosas que podemos hacer para que las sesiones sean más entretenidas y, sobretodo, ayudar a nuestros seres queridos a sentirse un poco más cuidados. Una de ellas es utilizar la aromaterapia.

Los hospitales son lugares sin demasiada alma en general. Lugares fríos y asépticos, desprovistos de una atmósfera íntima y en los que se respira un ambiente neutro y lleno de tensión. Es importante saber que cuando pasamos mucho tiempo en un hospital necesitamos conectar con una energía más sana, serena y sobretodo más pura y limpia. Los mist de aromaterapia son fundamentales en la habitación de una persona enferma porque ayudan a mantener un buen nivel de energía y a proteger nuestra frecuencia vibracional.

También es bonito e importante rodearnos de flores y plantas frescas que envuelvan la atmósfera y tener siempre a mano algún objeto de la casa de la persona, por ejemplo un cojín, un almohadón, un peluche o una manta. Esto ayudará a crear un ambiente más hogareño y cercano y hará que nuestra amiga se sienta más cuidada y atendida.

Otra gran idea compartir series y ver programas de televisión entretenidos con ella. La música es otro gran aliado en estos momentos y por supuesto los masajes con aceites puros ayudarán a que estas sesiones sean mucho más llevaderas.

Si estás en un proceso como este, regala tu tiempo a esa persona y hazla sentir que no está sola. Enséñale fórmulas para conectar consigo misma a través de la escritura o la meditación. No es fácil para nadie, pero si algo bueno tienen estos procesos es que nos enseñan la importancia de la presencia, de compartir momentos con aquellos a quienes queremos y dedicarles tiempo de calidad.

Desde aquí envío todo mi apoyo y cariño a quienes estáis en este momento atravesando una aventura como esta.

Entradas relacionadas