Cómo cuidar tu campo electromagnético

13/03/2018

Cómo cuidar tu campo electromagnético

Una cosmética consciente, eficaz, transformadora y capaz de modular nuestros estados de ánimo, incluso nuestra frecuencia vibracional no sólo es posible, es altamente recomendable.

Para las que no estéis familiarizadas con este tema, me gustaría hablaros un poco más a fondo sobre esto.

Igual que la tierra está protegida por una capa llamada atmósfera que filtra los rayos más nocivos del sistema solar, así como los gases y otros agentes externos que suponen una amenaza continua al bienestar de nuestro planeta, del mismo modo cada uno de nosotros posee un campo electromagnético que nos rodea y que nos protege del exterior, del resto de los humanos y de otros virus y bacterias energéticas que rodean nuestro entorno. 

Aprender a visualizar esto de un modo correcto es necesario, sin embargo aún hay mucha incertidumbre y demasiadas teorías al respecto, pero si os interesa indagar más en ello, os dejo el link directo a un par de libros que a mi me gustan mucho sobre estos temas aquíaquí.

Con todo esto, hoy venía a deciros que no os olvidéis de que a parte de vuestro cuerpo físico, existe otro cuerpo sutil energético que no es menos importante, al contrario, define cómo nos enfrentamos al mundo y con qué conectamos. Cuidar nuestro cuerpo sutil a través de técnicas como la meditación, el yoga, el ejercicio físico, la alimentación y por supuesto la cosmética o el alimento a través de nuestra piel es de vital importancia para el cultivo de nuestra esencia. 

En definitiva, productos con un alto contenido en ingredientes naturales y orgánicos, respetados durante todo su proceso de elaboración, aceites puros y aceites esenciales en fórmulas estudiadas para cada momento y rutinas conscientes y transformadoras que nos ayuden a permanecer conectados con nuestra esencia en el aquí y el ahora.

Con los aceites esenciales elevamos, purificamos, protegemos o calmamos nuestra energía sutil haciendo que nuestras vibraciones sean más equilibradas, constantes y estables. 

Gracias a los aceites puros orgánicos limpiamos nuestra piel en profundidad y eliminamos toxinas, esto permite también que nuestra energía pueda fluir más libremente a través de nuestro organismo.

Gracias a fórmulas y rutinas establecidas con productos concretos, somos capaces de conectar con nuestra energía y nuestros campos vibracionales se expanden generando un escudo mucho más fuerte y estable, lo que genera a su vez un estado de autoconfianza y serenidad constante. O lo que es lo mismo, una belleza más estable, visible y genuina de nosotros mismos.

Las fotos son de mi viaje a India con Carolina Herrera en La Ruta del Jazmín. No se me ocurre un momento mejor para ofreceros que éste, rodeada de flores y de mujeres que se pasan la vida cultivándolas, tratándolas y preparándolas en todas sus formas, para todos nosotros. Las flores vibran a frecuencias altísimas, por eso se incluyen en muchos remedios terapéuticos y en muchísimas fórmulas cosméticas y quienes se rodean de ellas, adquieren su esencia.

Os dejo más abajo una lista de algunos de mis productos preferidos para proteger, transformar y reforzar nuestro campo electromagnético.

Entradas relacionadas