Autolifting facial

09/01/2018

Autolifting facial

El de hoy es sin duda uno de los mensajes más importantes a la hora de utilizar cosméticos. De nada sirve elegir los mejores productos para nuestro tipo de piel o para las necesidades que tengamos en un momento concreto si no aprendemos a aplicarlos correctamente. Sin un buen masaje, da exactamente igual el producto que elijas. 

Del mismo modo que necesitamos masticar los alimentos antes de ingerirlos, nuestra piel necesita del masaje para absorber los productos y las propiedades que contienen. Yo no sé de dónde proviene el tan popular hábito de aplicarnos la crema facial a base de poner pequeños puntitos de producto en diferentes zonas del rostro para después esparcirlos con las manos hasta que la piel lo absorbe, y si eso sucede rapidito, ¡pues mucho mejor!

Bien, pues aunque hayamos visto a nuestras madres, tías y abuelas realizando este gesto a lo largo de nuestras vidas, siento deciros que es erróneo, de esta manera no se consiguen los resultados esperados por mucho que creamos lo contrario. Os voy a explicar paso a paso cómo debemos aplicar los cosméticos (cualquiera de ellos) en nuestro rostro para una total absorción y un correcto funcionamiento tanto del producto como de sus propiedades a corto, medio y largo plazo.


-1-
Con la piel limpia y seca, debemos coger un poco del producto que vayamos a utilizar (sérum, aceite o crema), y colocarlo directamente en la palma de la mano.

-2-
Frotar enérgicamente las dos palmas para emulsionar un poco el producto y aportarle temperatura, es de este modo que preparamos el producto para que la piel lo pueda recibir. Es algo así como cocinarlo antes de servirlo.

-3-
Aplicamos el producto con las dos palmas de las manos y por todo el rostro hasta cubrir toda la superficie, incluyendo cuello y escote.

-4-
Aquí comienza la parte más importante, la del masaje. Seguimos con las dos manos y primero masajeamos por toda la superficie del rostro con movimientos muy grandes y circulares para asegurarnos de que el producto está repartido por todas las zonas a tratar.

-5-
Después de un ratito, pasamos a masajear zonas concretas sólo con los dedos, las yemas de los dedos pueden llegar a partes más pequeñas y profundas del rostro como las aletas de la nariz, los cuencos de los ojos, párpados, labios, etc. También nos sirven para estimular la circulación de la sangre por zonas.

-6-
Elejimos las zonas que queremos masajear, a mi me gusta empezar por la frente, después bajo a nariz y mejillas siempre en movimientos circulares ascendentes, después me concentro en párpados y contorno de ojos y continúo por pómulos, madíbula, mentón, labios y surco nasogeniano. En total no deberíamos tardar más de 5 minutos.

-7-
Por último dedicamos un ratito al cuello y el escote, en esta ocasión podemos seguir con toda la palma de la mano y siempre en movimientos ascendentes y circulares para promover la circulación y ayudar a que todo el producto se absorba.

ÚLTIMOS CONSEJOS

Os propongo que visualicéis la piel como si vuestros poros fueran pequeñas bocas que se alimentan de lo que reciben del exterior en forma de cremas, aceites, sérums, etc. Cuanto más naturales sean los productos que le dáis a vuestra piel, más fácil será que pueda absorberlos y reconocer sus ingredientes para utilizarlos de una manera provechosa.

De este modo también podréis comprender que igual que la preparación en las palmas de nuestras manos correspondería a "cocinar" el alimento que se va a ofrecer, el masaje corresponde a la masticación y preparación del producto a través de las diferentes capas de la piel. Si hacemos un buen trabajo a este nivel, los beneficios son 100% aprovechados y podemos dar por bien pagado el producto que hayamos elegido porque la piel actuará como vehículo y nuestro sistema se encargará del resto.

El automasaje diario además sirve para mantener la piel en buenas condiciones de hidratación, definida, elástica y tonificada. La piel es el órgano más sensitivo del cuerpo y está específicamente diseñado para ser tocado.

El automasaje ayuda a que los tejidos se mantengan oxigenados y saludables. Si tienes que elegir entre un buen producto y un buen masaje, elige lo segundo, siempre.

Entradas relacionadas