10 rutinas beauty que quiero que mis hijas aprendan desde pequeñas

14/09/2017

10 rutinas beauty que quiero que mis hijas aprendan desde pequeñas

Niñas, toca lavarse los dientes, laváos las manos antes de comer, por favor, os he dicho 100 veces que ¡a la ducha! ¿Os suena esto? Para muchas de nosotras, este es nuestro día a día, y es que nuestros peques deben aprender los hábitos que se convertirán en algo mecánico a lo largo de su vida adulta, pero el camino hasta que llega ese día… nadie nos dijo que iba a ser tan pesado, ¿Verdad?.

Me he dado cuenta con mis hijas de que a menudo inculcamos estos hábitos como una obligación, lo que hace que lleguen a aborrecer algunos de ellos y también provoca que no disfruten de cuidarse a sí mismas. Soy consciente de que algunos de ellos son pesados y es normal que tengan pereza, pero no quiero que crezcan sin valorar lo importante y lo beneficioso que es adoptar rutinas de belleza saludables como un tiempo de calidad para ellas mismas. Os dejo unos ejemplos que podéis poner en práctica con vuestros peques, veréis cómo cambian esos momentos de tensión. 

A DORMIR: cuando llega la hora de irse a la cama, normalmente es cuando más se agilizan sus mentes buscando excusas para ganarle unos minutos al momento. Yo las he preparado una selección de aguas naturales y colonias de Phebo que huelen de maravilla y cuando tenemos un día de estos, las dejo perfumar la almohada con el aroma que elijan cada una. Esto les encanta y dedicamos cinco minutos en total hasta que están en su camita felices con el aroma que desprende. Además muchos de estos aromas ayudan a calmar y a conciliar el sueño y también los aromas y este tipo de rutinas permanecerán en su memoria olfativa para siempre. 

PIES CONTENTOS: a veces antes de irse a la cama, sobretodo si han tenido un día de mucho desgaste físico, lavarse los pies justo antes de irse a dormir, ponerse una crema nutritiva y meterse en la cama con esa sensación es maravilloso. Y a ellas les encanta el masajito de pies y sentirlos fresquitos y nutridos antes de dormir. ¿Qué se siente entrando así en la cama? Me gusta preguntarles cosas así para que pongan consciencia y puedan valorarlo y disfrutarlo.

COMER BONITO: hacer dibujos con la comida y aprender los nutrientes que contiene cada alimento mientras comemos algo que no es lo que más les gusta, hace que esos momentos sean mucho más interesantes y divertidos.

DESENREDAR EL PELO: un ritual que para muchas de vosotras es un dolor de cabeza diario. Mis hijas sólo se lavan el pelo dos días a la semana en condiciones normales, pero los nudos y desenredar el pelo forma parte de las rutinas diarias. Para que no sea muy pesado para ellas, las enseño a desenredarlo con los dedos y con ayuda del aceite de Moroccanoil. Después, cuando ya pueden pasar los dedos por todo el pelo y no encuentran nudos, es cuando pueden cepillarlo o peinarlo. A veces las dejo hacer esto por la noche antes de dormir y se acuestan con trenzas para ver su pelo ondulado, brillante y sin nudos por la mañana. 

LIMPIEZA DE CARA: lo de lavarse la cara con jabón es algo que no le suele gustar a ningún niño. Este método de limpieza es muy efectivo y reconfortante con ellas: una muselina o trapito mojado en agua caliente y con unas gotas de jabón, yo froto un poco de mis pastillas de jabón de Granado 100% Glicerina, que son perfectas para ellas. Ellas se pasan el trapito caliente por la cara y después lo aclaramos, lo volvemos a pasar ya sin jabón y finalmente lo aclaramos con agua fría y volvemos a aplicarlo en la cara. Es una rutina muy parecida a la que inventó la creadora de la mejor limpiadora del mundo; EVE LOM y que yo aplico con casi todos mis tratamientos de limpieza. A ellas les encanta, lo llamamos “trapito oloroso” porque añadimos siempre unas gotitas de aceite esencial de lavanda en el último aclarado.

SHOWER SITTING: una buena opción para evitar el baño y que disfruten los niños, es hacer una ducha sentados. ponemos en la base de la ducha o bañera todo lo que queramos que utilicen: un exfoliante, un aceite, un jabón… y les dejamos jugar con todo eso por un rato. Se divierten mucho y aprenden a utilizar cosméticos y a familiarizarse con diferentes texturas. 

¿A QUÉ HUELE MI CUERPO? este ejercicio es delicado y provoca más de una risa, porque normalmente no nos paramos a oler las diferentes partes de nuestro cuerpo, y es interesante ver el cambio antes y después de la ducha. Dependiendo de los ingredientes que hayamos utilizado, nuestro cuerpo tendrá un olor también diferente, el pelo, la piel, los pies… un producto no huele igual en unos que en otros y tampoco huelen igual en el bote que cuando los utilizamos, jugar a este juego descubriendo qué aromas son los que más nos gustan en nuestro cuerpo es una rutina divertida y muy creativa.

PIES Y MANOS A PUNTO: las uñas cortas, eso sí se aprende rápido, pero al resto de las manos no le damos importancia hasta que no son un poco mayores. Sin embargo a ellas les encanta el tema de la manicura, los masajes, los colores… jugar a la manicura y la pedicura con ellas es un “regalo especial” que reciben de vez en cuando si se encargan de mantener sus manos limpias y las uñas a punto.

RODILLAS Y CODOS CON LIMÓN: un truco heredado de mi abuela para mantener estas zonas del cuerpo con buen tono, la piel en estas zonas se suele endurecer mucho cuando somos niños, porque nos rozamos continuamente y pasamos horas jugando en la arena, los parques, etc. Con este sencillo remedio que además pueden hacer ellos mismos, sus codos y rodillas estarán como nuevos. Nosotros partimos medio limón para cada una y ellas lo utilizan el día de la ducha sentadas como uno más de los ingredientes que quieren probar ese día.

LABIOS Y MEJILLAS: tanto en invierno como en verano, los labios y las mejillas son las partes más expuestas a las temperaturas extremas. Los niños deben aprender desde pequeños la importancia de proteger estas zonas. Yo procuro que no les falte en la mochila del cole un protector solar pequeño para la cara, tanto en invierno como en verano y un bálsamo labial que puedan utilizar siempre que sientan secos los labios. 

MAQUILLAJE “DE MAYORES”: un mandil hecho con bolsas de basura, una mesa con un mantel desechable, unos espejos y cosmética que ya no utilices son suficientes para que los niños disfruten de una sesión de maquillaje que puede durar horas. Podéis buscar tutoriales en Youtube, también podéis aprovechar a darles una clase vosotras mismas, dependiendo de la edad que tengan las niñas, y después terminar la sesión con unos selfies de sus propias creaciones.  

¡Espero vuestros comentarios!

Entradas relacionadas

1 Comentarios

Maria · 29/09/2017 10:07:18

Me encanta lo que cuentas ,son las rutinas de todos los días ,mi hija es muy coqueta y siempre que viene conmigo a hacerme la manicura ella me pide que se lo hagan a ella también ; ahora la he descubierto que cuando sale de la ducha se hace moñitos con sus coleteros y se llena la cabeza de horquillas Aunque claro las rutinas de limpieza le cuesta , los dientes ,darse la crema protectora es una batalla constante . Gracias por tus consejos