A todas las madres del mundo

May 3, 2020 | 0 Comentarios

En un día como este y en un tiempo como el que estamos viviendo, se me vienen a la cabeza muchas madres. En primer lugar, todas esas madres que no han podido estar con sus hijos en casa durante el confinamiento porque tenían que ir a cuidar a otras personas. Esas madres enfermeras, médicos, limpiadoras, cocineras… madres que han llegado a sus casas literalmente muertas y cada día con el miedo de no saber si llegaban además con el virus de regalo para repartirlo entre sus familiares. Mi primera felicitación de este año va para todas vosotras.

En segundo lugar, se me vienen a la mente todas esas madres que como la mía, están aún confinadas a la espera de un tiempo mejor en el que poder volver a compartir abrazos, historias, viajes y momentos con los suyos. Madres que, como la mía, han luchado toda la vida y tienen ahora esos dulces años de recompensa para disfrutar, para cuidarnos, para pasar tiempo con sus hijos y sus nietos, para vivir. El tiempo para ellas no es como el tiempo para nosotros. Seis meses en la vida de un abuelo es mucho tiempo, pero la vulnerabilidad de su naturaleza les obliga a guardarse con la esperanza de que vuelvan tiempos mejores. También esas abuelas que normalmente cuidan de sus nietos y ahora no pueden hacerlo, un bravo por ellas. Muchas familias no podrían salir adelante sin su apoyo incondicional.

Esas madres con hijos con alguna discapacidad que han tenido que superar el encierro con dosis gigantescas de amor, creatividad, paciencia y organización sin límites. Madres que se han visto confinadas con hijos pequeños en pisos diminutos y horas interminables que llenar de juegos, actividades, cuentos y besos mientras mantienen un hogar en pie con sus comidas, desayunos, cenas, limpieza… realmente no sé si hay un súper poder mayor que el de ser madre.

Y madres tele trabajando con un niño colgado en cada pierna, y madres autónomas haciendo malabarismos para llegar a fin de mes, y maestras, cuidando de sus hijos y formando a los nuestros.

Madres. Todas mágicas, todas repletas de amor. Feliz día y gracias por existir.