I KAHINA

Hace años que por trabajo o por placer, viajo a menudo a Marruecos. Es uno de los destinos favoritos de nuestras revistas para hacer producciones de moda ya que se encuentra muy cerca de nuestro país y existen localizaciones maravillosas donde siempre luce el sol, algo imprescindible para poder hacer nuestro trabajo. Desde siempre he conocido el uso cosmético que las mujeres marroquíes le dan al aceite de argán, de hecho lo puedes encontrar en cualquier farmacia local, es muy común y se vende prácticamente en cualquier tienda de los zocos marroquíes. Desde que descubrí Moroccanoil y los resultados tan maravillosos que el aceite de argán podía conseguir en nuestros cabellos, no he parado de buscar algo similar para nuestra piel. El caso es que cuando a veces, me he traído el aceite a casa, lo primero es que el olor me resultaba muy desagradable, y al poco tiempo el producto se oxidaba y tenía que tirarlo. 

Luis, (mi socio), que entre otras muchas cosas no deja de buscar y seleccionar marcas especiales que encajen con nuestra filosofía, fue quien encontró esta maravilla. Una línea de productos cosméticos para la piel basados en el más puro aceite de argán marroquí, prensado en frío y con una fuerte huella artesanal y local. Cuando probamos los productos terminamos de convencernos. Todas las clientas que se han llevado muestra, han vuelto para comprar el producto. Tanto el aceite como las cremas y lociones, cada producto está hecho con mimo y cumple con su misión a la perfección. No puedo estar más entusiasmada con Kahina.

Entra aquí si quieres conocer más de cerca la historia de la fundadora de Kahina y las mujeres que están detrás de esta comunidad.

MI SELECCIÓN DE PRODUCTOS

Mostrando 1-10 de 10 artículo(s)